El Centro de Solidaridad de Huesca atendió a 165 personas durante el 2018

 

 

 

25 de abril de 2019

 

Memoria 2018

El Centro de Solidaridad Interdiocesano de Huesca ha realizado 165 atenciones durante el pasado año y un total de 87 altas terapéuticas, que suponen un incremento de 20 personas respecto de 2017, según informó el pasado mes de abril en la presentación de su memoria en el Palacio Villahermosa de la Obra Social de Ibercaja. La cocaína y el alcohol siguen siendo las sustancias que más se consumen entre las personas que solicitan ayuda al Centro de Solidaridad, seguidas del cannabis, el tabaco y otras sustancias.

En los últimos años uno de los objetivos del Centro de Solidaridad, que es la prevención y sensibilización, ha tomado fuerza y relevancia en el conjunto de las actividades del centro. Este incremento de interés no ha sido casual, sino que es  un reflejo de la dinámica que se viene aplicando desde el centro. En varias ocasiones, el Centro de Solidaridad ha insistido en la necesidad de prevenir desde edades tempranas para aumentar el efecto de las acciones.

En este sentido, durante 2018, se ha colaborado con 15 centros escolares, llegando a más de 2.000 alumnos y alumnas, 75 profesores y 448 padres y madres. Además, se ha intervenido con grupos terapéuticos en cinco centros educativos de Huesca, trabajando con 52 alumnos y alumnas en situación de riesgo.

Otro de los puntos importante en este ámbito es el entorno familiar de las personas afectada, por lo que también existe un programa especializado para la atención a las familias de personas que presentan alguna adicción a drogas o ludopatías. Las áreas de intervención en las que se profundiza con ellas son la orientación, el apoyo o la atención psicológica y en algunos factores de riesgo familiares. Este tipo de intervención se ha llevado a cabo con 84 familias, por lo que se mantienen las cifras de años anteriores.

Dentro de las adicciones, no hay que olvidar tampoco las adicciones comportamentales, que en el último año casi se ha duplicado el número de personas atendidas, pasando de 7 en 2017 a 12 personas durante los últimos meses. Este tipo de patologías se están incrementando en los últimos años por el cambio del estilo de vida, consecuencia de los avances de las nuevas tecnologías y la forma de interactuar socialmente. Se trata de aquellas  que están relacionadas  con  los  juegos del azar, las compras, el sexo, el ordenador, el móvil, los videojuegos, entre otras.

El director del Centro de Solidaridad de Huesca, José Luis Martín Retortillo, asegura que “hablar de adicciones es hablar de salud y calidad de vida. En los jóvenes, es hablar de futuro y esperanza. Es la infancia, adolescencia y juventud de una sociedad mejor quien debe optar por la vida saludable”.

 

 

 

Cáritas Diocesana de Huesca - Calle Ricafort 5 - 22002 Huesca - Teléfono 974223179 - Fax 974228173

 

Mapa - Callejero - Aviso legalTrabajamos por la justicia