“Hay que estar cerca para verlo todo”

 

 

 

19 de abril de 2019

 

En Cáritas Diocesana de Huesca estamos convencidos de que tu compromiso mejora el mundo, si es un compromiso que rompe fronteras y que abre puertas, que llega más allá de lo que alcanza la vista, dejándonos tocar el corazón.

Como anima a hacer la última campaña lanzada por Cáritas Española, “Hay que estar cerca para verlo todo” y verlo bien, especialmente en aquellas regiones que se ven constantemente amenazadas por diversos motivos como guerras, inseguridad alimentaria, inestabilidad democrática y política o deficiencia de recursos. Una realidad que muchas veces se cronifica o puede ser consecuencia de emergencias generadas por desastres naturales o factores climatológicos. 

Ante contextos como estos, nacen en las regiones o países afectados necesidades o situaciones extremas a las que muchas veces los propios estados no pueden hacer frente por falta de recursos humanos, materiales, económicos o ausencia de estructuras fuertes que no permiten afrontar esas emergencias.  

Desde la red de Cáritas en los últimos meses se han lanzado varias llamadas con el fin de recaudar fondos concretamente para Mozambique, Venezuela, Tailandia y el Cuerno de África, poniendo el foco especialmente en este último caso en Sudán del Sur.

Otra de las alarmas que se ha generado recientemente está directamente relacionada con los países que forma el Sahel, por la sequía que sufre esta región, agravada con la escasez de lluvias de los últimos meses. Un contexto que genera problemas de nutrición y de seguridad alimentaria, a los que, en algunos casos como el de Burkina Faso, Mali o Níger, se suma la inseguridad en el territorio y el incremento de la violencia. Hechos que están provocando desplazamientos masivos de la población en algunas áreas e incluso el cierre de algunos servicios básicos.

Concretamente Burkina se está enfrentando a una crisis humanitaria sin precedentes, que está ligada al aumento repentino de la violencia, por lo que ya se calcula que 1.2 millones de personas necesitarán asistencia humanitaria.

Más de 136.300 personas están desplazadas y dos tercios de ellas lo han hecho durante el primer trimestre de 2019, lo que se traduce en una media de 1.000 nuevos desplazamientos cada día. A ello, hay que sumarle los 11.000 burkineses que han abandonado el país y se han refugiado en los estados vecinos. Esta situación ha provocado ya el cierre de casi 1.000 centros escolares, privando de educación a unos 119.000 niños y niñas en seis regiones. Los servicios sanitarios también se han visto afectados, ya que 14 centros de salud han cerrado y otros 26 centros permanecen abiertos únicamente con servicios mínimos.

Desde la red de Cáritas ya se ha colaborado económicamente para dar apoyo como primera respuesta de emergencia y se está trabajando, de una forma coordinada, para seguir consiguiendo fondos para implementar el plan de actuación.

En Cáritas Diocesana de Huesca, siempre intentamos estar cerca de los más desfavorecidos para poder verlo todo. Por ello, ante esta emergencia no podemos mirar hacia otro lado por lo que  se han destinado 18.000 euros para esta causa. No obstante, el trabajo de cooperación con Burkina desde Cáritas Huesca no es nuevo. Esta relación de colaboración ya comenzó hace unos dos años, apoyando programas de codesarrollo en algunas regiones del país.

 

 

 

Cáritas Diocesana de Huesca - Calle Ricafort 5 - 22002 Huesca - Teléfono 974223179 - Fax 974228173

 

Mapa - Callejero - Aviso legalTrabajamos por la justicia