Las cifras revelan la apuesta firme de las Cáritas aragonesas por el empleo

 

 

12 de junio de 2018

 

Memoria Empleo Aragón

Como cada año, Cáritas rinde cuentas de la acción realizada en nuestra comunidad autónoma en defensa y promoción del derecho al trabajo, uno de los ejes prioritarios de la respuesta a los efectos sociales que la crisis está teniendo en las personas más vulnerables. De las 2.947 personas participantes en 2017 en los Servicios de Inserción Socio-Laboral de Cáritas en todo Aragón, un total de 954, con baja o muy baja cualificación, se insertaron en el mercado laboral (el 32% de las personas acompañadas).

La Memoria de Empleo constata cómo, en medio de un mercado laboral marcado por un elevado desempleo y precariedad, Cáritas sigue articulando oportunidades de futuro para cientos de personas, que cada año consiguen mejorar y, en no pocos casos, hacer realidad sus posibilidades de acceso a un empleo digno.

Cáritas ha invertido durante el año 2017 un total de 3.219.002,06 euros en materia de inserción socio-laboral, lo que supone un 19,61% de incremento respecto del año anterior. Detrás del funcionamiento de los programas de empleo está la inestimable colaboración de 280 voluntarios y 39 técnicos de Cáritas. Además, gracias a la puesta en marcha de iniciativas de economía social se han podido contratar 56 personas de participantes en procesos de inserción laboral. Las Cáritas aragonesas siguen apostando por un modelo de economía solidaria que, un año más, demuestran que es posible ofrecer un futuro digno a través del empleo de inserción a las personas más desfavorecidas.

Cáritas, junto a otras organizaciones de Iglesia defiende el “trabajo decente” como expresión de la dignidad esencial de todo hombre o mujer. En palabras del papa Francisco. “No hay peor pobreza material que la que no permite ganarse el pan y priva de la dignidad del trabajo”.

 

 

 

Cáritas Diocesana de Huesca - Calle Ricafort 5 - 22002 Huesca - Teléfono 974223179 - Fax 974228173

 

Mapa - Callejero - Aviso legalTrabajamos por la justicia