Entrevista a Fernando Calvo Escartín, administrador de Cáritas: "colaborar con alguna organización te hace sentir mucho más cerca de los demás"

 

 

5 de diciembre de 2017

 

Fotografías del acto de entrega

Esta tarde la Plataforma del Voluntariado de Aragón entregará a Fernando Calvo Escartín, voluntario en Cáritas Diocesana de Huesca, una distinción al voluntario del año 2017. Un merecido reconocimiento a toda una vida de ayuda y entrega a los demás, que ha sabido compaginar con su trabajo y familia en donde también ha dejado su huella cristiana.

 

La frase “Tu compromiso mejora el mundo”, lema de la campaña institucional de Cáritas Española, refleja perfectamente el espíritu solidario y voluntario que desde adolescente ha acompañado a Calvo, actual administrador de Cáritas Huesca y Manos Unidas.

Desde Cáritas Huesca hemos querido conocer un poco más a este cristiano convencido, de acción y corazón, que siempre ha tendido y tiende su mano allá donde lo necesitan, demostrando sin condición su entrega, ilusión y dedicación.

¿Cómo se sentió al recibir la noticia?
Como no me gusta mentir, debo decir que algo notaba antes de recibir la comunicación de esta noticia. ¡Qué difícil es guardar secretos! Hasta que me lo comunicaron oficialmente confiaba en que fuera tan solo un falso rumor, de los que hay tantos.

Cuando me entregaron la carta sentí, igual que ahora, que estoy seguro de que hay otros muchos voluntarios con más años de recorrido y con responsabilidades iguales o superiores a las mías que podrían haber sido seleccionados antes que yo. Pero tampoco quiero oponerme a una decisión tomada por unanimidad por la Asamblea General del Voluntariado de Huesca.

Así que lo acepto como un gran honor y agradezco a todos vosotros este reconocimiento que quiero compartir con todos los voluntarios y con todos los trabajadores que dedican parte de su tiempo voluntariamente a los demás.

 

¿Cuándo surgió en usted este espíritu voluntario?
Desde muy joven, ya a los 17 años, he estado siempre participando, de una u otra forma, en movimientos asociativos de carácter deportivo, religioso, colegial y, los últimos años, en Manos Unidas y en Cáritas. Es algo que siempre me ha llenado.

Casi siempre he tomado la decisión de participar como voluntario cuando ves que hay que hacer cosas en distintos ámbitos de la sociedad y que la gente es reacia a dar un paso adelante e involucrarse en algo que no reporta un beneficio económico y sí una dedicación, casi siempre superior, a lo que te esperabas. Esto me ha aportado satisfacción interior por el deber cumplido y ganarme muchos amigos.

 

¿Qué significa para usted Cáritas? Y ¿Cómo aterrizó en esta entidad?
Antes de conocer Cáritas a fondo, como cristiano convencido de que lo más importante para el ser humano es el Amor y de que el Amor debe ser el centro de nuestra vida si queremos ser buenas personas, ya entendía que Cáritas (Amor) era la forma en que la Iglesia llegaba a los más pobres.

Aterricé en Cáritas por una llamada telefónica justo el día en que me jubilaba. Fue una llamada a la que respondí SÍ, quizá sin hacer un análisis muy exhaustivo sobre dónde me metía, pero confiando en que era una forma de poner mis capacidades al servicio de los demás. De esto va a hacer ya siete años y, los años pasan y pesan, así que extiendo una invitación que sirva para concienciar de la continua necesidad de personas voluntarias. Necesitamos personas que apoyen y aseguren el relevo de aquellas que llevamos tanto tiempo.

 

¿Qué es para usted la caridad?
Es acogida, comprensión, escucha, apoyo, donación, amistad, hermandad, avanzar juntos, alegría, esperanza, ilusión…

 

El logotipo de Cáritas se dibuja con blanco y rojo, ¿Qué color prefiere?
Los dos colores hacen falta y se complementan. El rojo es el color del corazón, de la sangre, de la vida. Pero resalta muy bien sobre el blanco de la inocencia, de la bondad, de la mente limpia…

 

¿Animaría a otras personas a ser voluntarios en alguna entidad?
Yo creo que tanto para personas jubiladas como para quienes estén aún en activo laboral, por poco que puedan, deberían colaborar por su propio bien con algún tipo de organización de forma voluntaria. Te hace sentir mucho más cerca de los demás y muchas veces le da más sentido a tu vida del que te da tu propio trabajo. Y lo digo yo que he tenido la inmensa suerte de haber trabajado profesionalmente en lo que me gustaba.

 

 

 

Cáritas Diocesana de Huesca - Calle Ricafort 5 - 22002 Huesca - Teléfono 974223179 - Fax 974228173

 

Mapa - Callejero - Aviso legalTrabajamos por la justicia