Encuentro diocesano de Cáritas en El Viñedo con 'signos de comunidad'

 

 

11 de junio de 2017

 

- Más información -

Un año más, personas voluntarias y personal técnico de Cáritas Diocesana de Huesca se reunieron en el Encuentro Diocesano de la entidad, que tuvo lugar ayer en el entorno del Viñedo. Una actividad que se repite cada final de curso y que, en esta ocasión, cobra más sentido atendiendo la invitación que lanza Cáritas en su campaña del Corpus con el lema “Llamados a ser comunidad”.

El objetivo es “encontrarnos, conocernos y estrechar lazos entre todas las personas que formamos Cáritas, porque a través de estos momentos también se crea comunidad”, apuntó Serafín Ventura, responsable del Programa de Animación Comunitaria de la entidad. En estos espacios, en los que fundamentalmente participan personas voluntarias, se aprovecha para organizar dinámicas y actividades lúdico-formativas como la que realizó ayer el educador social, Antonio Díez.

Con metáforas y parábolas de la vida cotidiana, el invitado propuso algunas claves sobre la “Re-animación del voluntario y voluntaria que llevas dentro”, desde lo profundo, la esperanza, la fe y desde esa llamada que hace Cáritas a ‘ser comunidad’. Díez puso en valor la importancia de ser voluntario y de lo que significa, “muchas veces es necesario recordar a estas personas la tarea que están realizando y hacerles conocedoras de ello porque es habitual que se olviden”.

“Recuperar el tú a tú, con cercanía y humanidad y reconocer todo lo que estas personas están dando, su tiempo, posibilidades y conocimiento” son cuestiones claves a la hora de reanimar a estas personas, según explicó Díez. Uno de los puntos más importante es “saber de qué estamos llenos para saber qué podemos ofrecer. Tenemos que mirar dentro de nosotros y ver qué tenemos, qué somos y qué estamos dando”.

Llenos de herramientas para la activación del voluntariado y con el espíritu renovado, continuó la jornada con un gesto sobre la campaña en el que, simbólicamente, se unieron varias cuerdas de colores, representando la ‘comunidad’ que es Cáritas. 

Para continuar fortaleciendo ese sentimiento de familia, se celebró una eucaristía en la ermita del Viñedo, que presidió el obispo de Huesca, don Julián Ruiz, quien estuvo acompañando a los participantes durante toda la jornada. Un día entrañable en el que todas las personas de Cáritas disfrutaron de momentos litúrgicos, lúdicos, formativos y culturales, ya que, antes de la comida en fraternidad, se realizó una visita al molino de aceite de esta localidad.

Cáritas Huesca es consciente del papel que juega el voluntario, por lo que se promueven estas actividades que valoran, forman y acercan a estas personas hacia la esencia de Cáritas, que es el brazo caritativo de la Iglesia. La caridad es la razón de la existencia de Cáritas, un elemento importante para la Iglesia. De hecho, cada año junto a la fiesta del Corpus Christi se celebra el Día de la Caridad, día de Cáritas, que será el 18 de junio. 

 

 

 

Cáritas Diocesana de Huesca - Calle Ricafort 5 - 22002 Huesca - Teléfono 974223179 - Fax 974228173

 

Mapa - Callejero - Aviso legalTrabajamos por la justicia