Comercio Justo Huesca hace una llamada a rebelarse contra la injusticia y la desigualdad global

 

 

8 de mayo de 2017

 

Memoria EmpleoBajo el lema “Somos rebeldes con causa. Somos Comercio Justo, ¿y tú?”, Huesca se unirá a las miles de personas que en más de 50 localidades españolas celebrarán el próximo 13 de mayo el Día Mundial del Comercio Justo. En esta jornada Cáritas Huesca y otras organizaciones de Comercio Justo, hacemos un llamamiento a la sociedad a rebelarse contra la desigualdad y la exclusión global.

Todavía hoy 836 millones de personas viven en la pobreza extrema. Esto significa que el 12% de los habitantes del planeta -una población similar a la de Europa y Oceanía juntas- sufren malnutrición y no tienen acceso a agua potable, vivienda, educación o sanidad. Por otro lado, la desigualdad es cada vez mayor; el 1% de la población posee más de la mitad de la riqueza global mientras que el 80% apenas alcanza el 6%.

Otro aspecto de este escenario es la externalización y subcontratación de determinadas tareas y servicios en países donde la mano de obra es más barata, lo que conlleva una degradación de las condiciones laborales, consolida la pobreza de los trabajadores y trabajadoras -especialmente en países y zonas ya de por sí empobrecidas- y aumentan la desigualdad y el deterioro medioambiental.
Acabar con estas realidades es posible si se adoptan las medidas necesarias. En 2015 representantes gubernamentales reunidos en Naciones Unidas adoptaron los llamados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Diecisiete retos con sus metas concretas que deben ser cumplidos antes del 2030. Su finalidad es erradicar la pobreza, proteger el medio ambiente y garantizar que todas las personas gocen de prosperidad y paz.

Tanto el Comercio Justo como los Objetivos de Desarrollo Sostenible comparten no solo su finalidad última sino también dos planteamientos fundamentales. Por un lado, la perspectiva integral, ambos entienden que el desarrollo no consiste solo en el desarrollo económico sino que abarca todos los aspectos humanos, personales, sociales y ecológicos. Y por otro lado, la estrategia de trabajo en red, es decir, la necesidad de crear una gran alianza global entre distintos actores para combatir la pobreza y la desigualdad.

El movimiento del Comercio Justo -nacido en los años 60- busca conseguir el desarrollo de las comunidades más empobrecidas a través de la comercialización de sus productos y de facilitar su acceso al mercado internacional en condiciones justas y equitativas. Hoy día cuenta con más de 2.000 organizaciones campesinas, artesanas y productoras de alimentos en 75 países de África, América Latina y Asia en las que trabajan más de 2 millones de personas, hay 500 organizaciones importadoras y más de 4.000 tiendas especializadas solo en Europa.

Aunque este movimiento económico y social se ha desarrollado enormemente y se parece poco a lo que era al comienzo, sus principios básicos no han cambiado, contribuyendo activamente a disminuir la pobreza, lograr la seguridad alimentaria, promover el trabajo decente, reducir la desigualdad en y entre los países y promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas.

Durante la jornada del 13 de mayo invitaremos a la ciudadanía a participar en la campaña en redes sociales titulada #RebélateConCausa en la que podrán explicar cómo contribuyen desde el movimiento del Comercio Justo a un mundo mejor.

Porque nosotros y nosotras nos rebelamos, somos rebeldes con causa, ¿y tú? Cáritas encarece a todos la aportación de donativos destinados a la ayuda humanitaria que contribuya a paliar los daños sufridos por tantos seres humanos.
 

 

 

Cáritas Diocesana de Huesca - Calle Ricafort 5 - 22002 Huesca - Teléfono 974223179 - Fax 974228173

 

Mapa - Callejero - Aviso legalTrabajamos por la justicia