Josan Montull ofreció algunas claves para crear comunidad

 

 

4 de marzo de 2017

 

Conferencia Josan Montull - Más fotografías -

La parroquia de San José acogió, el jueves 2 de marzo, a medio centenar de personas que participaron en la actividad formativa, que organizó el Aula de Formación Permanente de Cáritas Diocesana de Huesca y que tuvo por título “Llamados a ser comunidad”.

El conocido sacerdote salesiano, Josan Montull, dinamizó esta sesión formativa en la que hizo reflexionar a las personas presentes sobre cómo aprender a vivir en la casa común. La palabra “casa”, que fue su punto de partida, la acomodó al contexto para desgranarla desde tres perspectivas bíblicas.

Así, recordó el milagro en el que Jesús cura a un paralítico que fue descolgado por el tejado de una casa para explicar que “el techo de la casa se rompe al servicio de una persona”. El segundo ejemplo que tomó fue la casa de Pentecostés, “una casa cerrada por miedo a los judíos”. “No se puede descubrir a Jesús resucitado, sino se tocan las llagas de Jesús crucificado” y esto sólo se puede lograr dentro de la comunidad. La última imagen que mencionó fue la casa de Emaús, como símbolo de la acogida, porque sólo cuando hay acogida sincera y real puede haber comunidad.

Otro de los puntos vertebradores de la conferencia fue la realidad de la movilidad humana, ya que más de sesenta millones de personas han perdido sus casas y se han convertido en desplazados en busca de una vida mejor, escapando de abusos, guerras, maltratos o persecución. De nuevo, apeló a la necesidad de cooperar y trabajar en común creando comunidades, porque “un solo país no puede hacer frente a esta realidad tan alarmante, que es la migración”.

En este “llamados a ser comunidad” el salesiano también citó el cuidado de la casa común, sin olvidar que “Dios nos dejó un mundo a medio acabar”, que nosotros con “libertad” y “responsabilidad” debemos completar. Y en esta tarea de moldear y acabar nuestra casa común debemos cuidar no sólo la creación, sino a las personas que viven en ella, para que todos por igual disfrutemos con justicia sus frutos. “La caridad no excluye la justicia, ver a un niño que nace en la pobreza, no es cuestión de mala suerte, sino que es fruto de la injusticia”.

Antes de trabajar en grupos para reflexionar sobre lo expuesto, Josan interpeló a las personas con la pregunta "¿Qué podemos hacer nosotros?”, respondiendo inmediatamente con algunas claves. Citó como llaves para esta misión la necesidad de "mantener los espacios donde vivir la fraternidad y la solidaridad" y animó a la comunidad a "interrogarse no por lo que predicamos sino por cómo vivimos".  “Es posible vivir de una manera diferente y así lo tenemos que manifestar en medio de un mundo, que ha optado por hacer de la exclusión el modo de supervivencia de los fuertes”, concluyó. 

 

 

 

Cáritas Diocesana de Huesca - Calle Ricafort 5 - 22002 Huesca - Teléfono 974223179 - Fax 974228173

 

Mapa - Callejero - Aviso legalTrabajamos por la justicia