Cáritas defiende en Ginebra el impulso de la «Nueva Agenda Urbana» tras la Conferencia Hábitat III de Quito

 

 

1 de marzo de 2017

 

Como ya lo hiciera el año pasado en el mismo escenario, esta mañana en Ginebra Cáritas Internationalis vuelve a demandar ante la Relatora Especial de la ONU para una Vivienda Adecuada, Leilani Farha, el derecho humano a una vivienda digna y adecuada.

En una intervención oral celebrada en esta ciudad suiza el marco de la 34ª Sesión del Consejo de Derechos Humanos, Sonia Olea Ferreras, experta de Cáritas Española que ha intervenido ante la Relatora en nombre de la delegación de Cáritas Internationalis, ha reclamado la necesidad de que los Estados miembros hagan todos los esfuerzos posibles para que “en el año 2030 todas las personas tengan acceso a una vivienda adecuada y que sea posible una 'casa común´, un mundo, un hábitat sostenible, inclusivo, accesible, participado y fundamentado en los Derechos Humanos”.

Esta intervención, en un espacio abierto a las organizaciones sociales para que puedan responder al último Informe anual de la Relatora, se enmarca en el plan de trabajo propuesto por Cáritas Internationalis para 2017 tras la evaluación de la Conferencia Hábitat III celebrada en octubre pasado en Quito y para dar seguimiento a la Nueva Agenda Urbana. Supone, además, un paso más en la comparecencia llevada a cabo por la red Cáritas en este mismo foro en marzo de 2016 y en la que también intervino Sonia Olea.

Este es el texto íntegro de la intervención de la experta de Cáritas en el Diálogo Interactivo con la Relatora Especial sobre una Vivienda Adecuada:

 

Señor Presidente,

Caritas Internationalis, al igual que en marzo del año pasado ante este Consejo, vuelve a manifestar su apoyo y reconocimiento al trabajo de la Relatoría, en especial, a su atención constante a la realidad que las personas, comunidades y pueblos en situación de exclusión viven cada día en su dificultad de acceso al Derecho Humano a una vivienda digna y adecuada.

Así ha sido expresado en sus Informes de agosto de 2016 y enero de 2017 (presentado hoy) sobre La Vivienda adecuada como elemento integrante del derecho a un nivel de vida adecuado y sobre el derecho de no discriminación a este respecto; desde dos perspectivas absolutamente necesarias:

-La vinculación del Derecho Humano a la vivienda con el Derecho a la vida y la necesidad acuciante de una comprensión unificada e inclusiva de los Derechos Humanos todos y cada uno de ellos en un marco de derechos positivos.

-La financiarización de la vivienda como un bien de inversión, una mercancía, que pervierte la función social de este Derecho Humano. Y que nos lleva a plantear, como insiste nuestro Papa Francisco, que habría que trabajar fuertemente por cambiar “una economía que mata” por “una que hace vivir”.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (en su Objetivo nº 11, pero no sólo en él) y la Nueva Agenda Urbana nos brindan la posibilidad de que todos nosotros, y en especial los Estados miembro aquí presentes, tengamos como logro posible el que en el año 2030 todas las personas tengan acceso a una vivienda adecuada. Que sea posible una “casa común”, un mundo, un Hábitat sostenible, inclusivo, accesible, participado y fundamentado en los Derechos Humanos.

Las recomendaciones que nos plantea, Sra. Relatora Especial, son el resultado de un profundo análisis de la realidad cotidiana de vulneración del derecho a una vivienda adecuada en cientos de pueblos, ciudades, aldeas… y atañen a todos los ámbitos:

-  el derecho internacional de los Derechos Humanos, las normativas y políticas públicas de los Estados;

-  las instituciones financieras internacionales;

-  los acuerdos y tratados internacionales de inversión;

-  el desarrollo de los principios rectores de empresas y Derechos Humanos por los agentes financieros que operan con vivienda y bienes inmuebles; y

-  los jueces, tribunales e instituciones de Derechos Humanos y organismos nacionales, regionales e internacionales, como este Consejo de Derechos Humanos.

Con esta premisa, y vinculado a su recomendación de elaborar una estrategia internacional en vivienda en consonancia con la Agenda 2030; queríamos proponer la organización por este Consejo de un panel de discusión, con el objetivo de dar seguimiento a la Nueva Agenda Urbana y la Meta 11.1 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Con la prioridad puesta en las personas, comunidades y pueblos en mayor situación de vulnerabilidad y exclusión.

Muchas gracias

 

Evento paralelo sobre Nueva Agenda Urbana

Además de esta intervención, Cáritas Internationalis organiza mañana, también en Ginebra, un Evento Paralelo bajo el título “La Nueva Agenda Urbana como herramienta para el logro de un hogar común donde todas las personas puedan vivir dignamente”.

Presidido por el nuncio Ivan Jurkovic, representante permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas en Ginebra, en el acto intervendrán la propia Relatora de la ONU, Leilani Farha, y María Jose Aldanas, representante de FEANTSA (Federación europea de organizaciones que trabajan con personas sin hogar). Sonia Olea moderará el evento.

Los objetivos de este Evento Paralelo son compartir un espacio de diálogo entre los distintos actores involucrados en la reflexión sobre el derecho a la vivienda digna y adecuada, para construir, en línea con lo establecido en el documento final aprobado en Quito, "una casa común donde todas las personas puedan vivir en dignidad". Además, se busca reforzar la especial relevancia de las personas, familias y comunidades en situaciones de vulnerabilidad y exclusión social como una parte fundamental en el diseño, ejecución y evaluación de este derecho humano, así como intercambiar retos y propuestas de varios campos de trabajo y reflexión.

Durante los últimos años, el trabajo de Caritas Internationalis en temas de vivienda han girado en torno a estas tres claves:

-       Conexión de la nueva Agenda urbana con los derechos humanos, para dejar a un lado los modelos actuales de ciudades competitivas, orientadas al mercado, que refleja un modelo de sociedad donde el punto focal no es el ciudadano sino el beneficio y la economía de unos pocos, con la consiguiente dinámica de pobreza, exclusión social y desigualdad.

-       La ciudad y la sociedad civil como un espacio para todas las personas, con especial preocupación por aquellas que se encuentran en situación de vulnerabilidad y exclusión;

-       El derecho humano a la ciudad, al hábitat, como el corazón de la Nueva Agenda Urbana. Esto significa repensar la ciudad de una manera holística, con mayor justicia social, equidad y acceso y disfrute de los derechos humanos, y la participación de todos los actores, especialmente los residentes, los gobiernos locales y las propias comunidades.

Además, se espera que en el Evento concluya con una declaración de apoyo a la labor de la Relatoría Especial para que puedan impulsar la aplicación de la Nueva Agenda Urbana desde una perspectiva de derechos humanos.

 

 

 

Cáritas Diocesana de Huesca - Calle Ricafort 5 - 22002 Huesca - Teléfono 974223179 - Fax 974228173

 

Mapa - Callejero - Aviso legalTrabajamos por la justicia