Centro de Día para personas sin hogar de Cáritas Huesca

 

 

16 de febrero de 2017

 

El Centro de Día “Fogaril” es un espacio que Cáritas Diocesana de Huesca dedica a la acogida, esparcimiento y refugio de las personas sin hogar, tanto para las que pernoctan en el Albergue Municipal como para las que se han arraigado y están afincadas en Huesca. Está situado en los bajos de Costanilla Ricafort, 3, y está abierto todos los días, incluso festivos, de 9.30 a 12 y 14.30 a 18 horas. Se ofrece gratuitamente café, leche, refrescos, pastas, TV, prensa, lectura o juegos de mesa, para que las personas sin hogar no tengan que permanecer por las calles sin tener un local donde guarecerse y donde puedan relacionarse y salir de su soledad. Además el centro realiza una importante labor de acogida y escucha para compartir sus problemas, darles orientación sobre otros posibles recursos sociales y tratar de resolver alguna de sus necesidades, como gastos de farmacia, billetes de viaje, apoyos para pernotar en alguna pensión si en invierno no tienen sitio en el albergue, renovación de documentación, elaboración de currículos, etc. así como para plantear la posibilidad de iniciar procesos de inserción para salir de la calle o abandonar adiciones tóxicas, ofreciendo ayudas y el acompañamiento necesario para ese proceso, acogiéndose en el piso para personas sin hogar de Cáritas

 La asistencia de personas al Centro de Día Fogaril es muy variada. Cáritas ofrece a las personas que pernoctan en el Albergue Municipal la posibilidad de asistir por las mañanas al taller Restaura, donde encuentran una ocupación en la restauración de muebles, para llenar su tiempo y obtener una pequeña ayuda económica. La asistencia al Centro de Día por las mañanas es de entre 5 a 11 personas sin hogar residentes en Huesca, que viven en la calle o en habitaciones alquiladas, con pocos o ningún recurso. Por las tardes, por el contrario, la asistencia es mucho mayor, en torno a 20 o 40 personas, sobre todo de domingo a miércoles y especialmente en época de frio. En verano la asistencia baja bastante, hasta el punto de cerrar el centro en el mes de agosto, pero se puede fijar un uso medio de unas 800 personas al mes que son atendidas por personal de Cáritas y cuatro personas voluntarias.

Las personas sin hogar constituyen el máximo nivel de exclusión social y marginación en las sociedades modernas. La mayoría de los que acuden al Centro, además de los pocos que están radicados en la ciudad, son transeúntes, personas que llevan mucho tiempo en esa situación de “sin hogar”, en la pobreza más absoluta, viviendo en exclusiva de los recursos que ofrecen las diferentes entidades y los servicios públicos municipales. Los recursos y servicios que, habitualmente, existen en las ciudades no facilitan el cambio de situación y el arraigo de estas personas, ya que la estancia en los albergues municipales se limita a unos pocos días, en Huesca sólo tres días, por lo que se ven obligados a desplazarse continuamente de una ciudad a otra. De ahí que, a las personas en esa situación, se les haya conocido tradicionalmente como transeúntes. Es decir, que su situación de itinerantes está provocada por la red de servicios de acogida pretendidamente orientados a ayudarles. Sin embargo, ese nomadismo obligado provoca que no tengan arraigo en ninguna parte, lo que les impide tener relaciones sociales estables en las que poder sustentarse ni conseguir un apoyo continuado que les permita superar los viejos hábitos arraigados en años de desidia, de soledad y de infortunio. Su situación se ve agravada además en ocasiones por una baja autoestima, problemas mentales, carencia total de lazos familiares por soltería o rupturas sentimentales, enfermedades, desempleo prolongado  o por alcoholismo y otras adicciones.

 

 

 

Cáritas Diocesana de Huesca - Calle Ricafort 5 - 22002 Huesca - Teléfono 974223179 - Fax 974228173

 

Mapa - Callejero - Aviso legalTrabajamos por la justicia