Llamados a ser comunidad

 

 

29 de diciembre de 2016

 

La campaña institucional de Cáritas que se desarrolla desde el año 2014 bajo el lema “Ama y Vive la Justicia”, se presenta este año bajo el título “Llamados a ser Comunidad”, y se centra en la comunidad, la participación y el compromiso, porque el amor transciende y va más allá de la justicia, pues no sólo pide dar a cada uno lo suyo, sino dar también de lo “nuestro” para compartir con el otro lo que somos y tenemos; se hace comunión y construye comunidad; una comunidad que se pone en marcha, contracorriente, para dar testimonio de su fe con obras, con su manera de ser y de hacer.

Frente al individualismo creciente que encierra al ser humano en su egoísta mismidad, al anonimato en que vivimos cada uno a espaldas del otro y a la indiferencia ante las realidades ajenas, Cáritas llama a ser comunidad porque nada de lo humano nos puede ser indiferente, porque todos somos responsables de todos.

El individualismo nos despersonaliza porque toda persona es ante todo un ser relacional, un ser que se relaciona responsablemente con otras personas. Una persona aislada, solitaria, individualizada, no puede ejercer como persona, se despersonaliza, y el ser humano se deshumaniza porque la esencia del ser humano es el ser persona. Cuanto más se relacione el ser humano con otras más personas y cuanto más intimas y estrechas sean esas relaciones, tanto más y mejor persona será, pudiendo llegar a su plenitud como persona totalmente realizada. Y en ello encuentra el ser humano su total gratificación. El amor es, por tanto, la fuerza de unión de las personas que se relacionan y se perfeccionan como personas, creando verdaderas comunidades humanas, comunidades de concordia y armonía en la que todos se interesan y se preocupan de todos, especialmente de los más vulnerables. Así es el Reino de Dios que Jesús predicaba, y así debe ser la comunidad cristiana, por lo que Cáritas, que es la expresión organizada de la caridad de esa comunidad, también está llamada a generar comunidad y a promover la comunión y la participación de todos en su acción caritativa.

La comunidad, en Cáritas, es el espacio donde creemos que podemos acompañar y ser acompañados, generar presencia, anuncio, denuncia y otro estilo de vida que posibilite espacios liberados donde el que sufre, encuentre consuelo; donde el que tiene sed, encuentre fuentes para saciarse; donde el que necesita consuelo, encuentre acogida y cariño. Entonces la comunidad es capaz de responder al “Dadles vosotros de comer” y de implicarse en trabajar para promover el desarrollo integral de los pobres y resolver las causas estructurales de la pobreza.

Las personas que formamos la sociedad humana y, en especial los cristianos, debemos procurar la consecución del derecho al desarrollo integral de toda la comunidad, incluyendo en especial a los menos desarrollados. Nuestra acción debe comprometerse en lograr las plenas condiciones para el ejercicio de la dignidad humana de todos y cada uno de los seres humanos, con preferencia de los últimos y excluidos. Por eso en Cáritas queremos caminar hacia un ir siendo personas plenamente realizadas en comunidad que trabajan por un desarrollo humano integral de las personas más desfavorecidas, haciendo todo lo posible por satisfacer sus necesidades, el sentido vital de su dignidad y su promoción y participación en la construcción de una comunidad humana, cuyas relaciones personales se establezcan desde la solidaridad, la comunión con los demás y el diálogo fraterno que hace posible la paz; esto es, desde el amor por todos.Invitamos a todos a ser parte de esa comunidad fraterna, a ser parte de Cáritas, participando y colaborando con ella.  

 

 

 

Cáritas Diocesana de Huesca - Calle Ricafort 5 - 22002 Huesca - Teléfono 974223179 - Fax 974228173

 

Mapa - Callejero - Aviso legalTrabajamos por la justicia