El Espíritu voluntario de Cáritas Huesca

 

 

21 de noviembre de 2016

 

Cómo agradecer la disponibilidad de las personas, su entrega, el tiempo que dedican en actividades que redundan en bien de otros y que, como aquella parábola dicha por el Señor a sus discípulos, son administradores buenos y fieles que ponen a producir los dones que Dios les encomendó. Cada uno, claro está, con sus motivaciones, habilidades y capacidades personales, que también se van fortaleciendo en este camino junto a Cáritas Huesca, los trabajadores y trabajadoras y las personas que participan en los programas y proyectos.

Son muchas áreas en las que hay necesidades pero con las manos generosas de los voluntarios y trabajadores luchamos por paliarlas. Todas estas personas mejoran y garantizan el buen funcionamiento de Cáritas Huesca, aumentando además, su capacidad de actuación. Muchas veces, relacionamos el voluntariado con gratuidad y no nos equivocamos, pero, sin embargo, hay una gran recompensa por esa labor desinteresada. Esa recompensa inmaterial llega a la persona que se da a los demás, en forma de sonrisa espontánea, mirada cómplice, abrazo sincero o con una palabra de gratitud y alegría.

Además de los 530 voluntarios, Cáritas Huesca también cuenta con personas que, aunque su labor sea remunerada, se entregan con espíritu voluntario, del mismo modo que lo hace cada uno de los colaboradores de Cáritas. Vitalidad, valentía, voz, visión son matices que identifican a las personas que formamos Cáritas Huesca y todas ellas son cualidades con “V” de voluntariado, que fue el título elegido para el vídeo realizado por Cáritas Huesca con motivo del homenaje conjunto a sus voluntarios el pasado miércoles, 16 de noviembre, dentro de sus Jornadas de Solidaridad.

Y es que Cáritas deja huella en cada persona, crea comunidades y entra en todos aquellos corazones que se dejan tocar. Nada de esto sería posible sin ese espíritu voluntario y solidario que caracteriza a las personas colaboradoras y también a sus trabajadores y trabajadoras. Un espíritu, que como lo describe el adjetivo que lo acompaña, se identifica por la VOLUNTAD de la persona. Un sentimiento que si es sincero, se contagia y permanece entre todos aquellos que lo experimentan, sean voluntarios, trabajadores o participantes de nuestros programas y proyectos. En definitiva, las personas que integran Cáritas Huesca acompañan, promueven, escuchan, potencian, posibilitan, valoran a todas las personas y demuestran con su cercanía, que se puede contar con ellas.

Desde Cáritas Huesca queremos agradecer públicamente la dedicación y la labor que realizan tanto las personas voluntarias como los trabajadores y trabajadoras de la entidad. Gracias por fomentar y dejar nacer el espíritu voluntario de Cáritas en vuestros corazones y gracias por formar parte de esta gran familia, que estamos llamados a ser comunidad. A todas aquellas personas que todavía no han experimentado ese espíritu voluntario de Cáritas Huesca, os animamos a conocer de cerca la entidad y las posibilidades de voluntariado que existen, que no son pocas. Tus manos, tu voz y tu corazón también son necesarias en Cáritas.

 

 

 

Cáritas Diocesana de Huesca - Calle Ricafort 5 - 22002 Huesca - Teléfono 974223179 - Fax 974228173

 

Mapa - Callejero - Aviso legalTrabajamos por la justicia