La dignidad y la visibilidad de las personas en el centro de la campaña “Nadie Sin Hogar”

 

 

18 de noviembre de 2016

 

- Fotografías -

Decenas de personas participaron en la concentración “Nadie sin hogar”, enmarcada dentro de las Jornadas de Solidaridad, que se celebró ayer, a las 11 de la mañana, en la plaza Navarra, con el fin de reivindicar los derechos de todas las personas Sin Hogar y denunciar este tipo de situaciones. “Por dignidad. Nadie Sin Hogar” es el lema de la campaña de este año, que celebramos ayer, jueves 17 de noviembre, aunque el día oficial de las Personas Sin Hogar es el día 27 de noviembre.

La prioridad de Cáritas no es únicamente acabar con la pobreza, la campaña de este año pone la atención en la dignidad de toda persona. Cáritas quiere hacer posible lo que hoy parece imposible: que todas las personas vivan con dignidad en un hogar propio, en paz y permanente. La dignidad reside en el hecho de que somos, no un qué, sino un quién, seres y personas únicas.

Un factor imprescindible para reconstruir la dignidad de las personas en situación de sin hogar es darles visibilidad, porque si no le veo, no puedo reconocerme en él. Hemos de ser capaces de vivir la dignidad de ida y vuelta, reconocer que su dignidad es la mía y que yo también me dignifico como persona a través de él.

Como se escuchó en el manifiesto que se leyó durante la concentración, “es fundamental visibilizar a las personas en situación de sin hogar. El vínculo y el cambio surgen desde el interés y el acercamiento. Un gesto que amplíe la mirada cotidiana hacia las personas en situación de sin hogar, que nos saque de la cómoda miopía en que vivimos, una mirada movilizadora de dignidad y derecho.”

Al tiempo que varias personas sostenían pancartas reivindicativas y carteles de las campañas de Personas Sin Hogar de años anteriores, los participantes en la concentración se mostraron a los viandantes con máscaras de papel, que posteriormente rompieron, como gesto simbólico para hacerse visibles y para hacer visibles a las cerca de 40.000 personas en España, que se estima que se encuentran en situación de Sin Hogar. En Huesca, durante el año 2015, se atendieron a unas mil personas de este colectivo. Los datos de las memorias de los últimos años nos han llevado a constatar una nueva realidad, ya que en los últimos años ha aumentado también el número de familias que se encuentran sin hogar.

Cáritas recordó en su manifiesto que “las dificultades para la vida en un hogar cada vez son mayores. Nos encontramos en un estado de emergencia social y residencial”. Además se insistió en la necesidad de “un serio compromiso político, que apueste por poner a la persona y su dignidad en el centro, que garantice el acceso y ejercicio de los derechos fundamentales. Un modelo posibilitador que afronte las causas y consecuencias estructurales de la pobreza y que fortalezca el sistema de protección social.”

También se apeló a la reflexión, destacando que “VIVIR SIN HOGAR ES MUCHO MAS QUE ESTAR SIN TECHO, es mucho más que un espacio físico. Es dar la dignidad y adecuación suficiente para que todas las personas lleguen a vivir con calidad de vida, cubrir sus necesidades y encontrar satisfacción en el vivir.” Además, la falta de una vivienda digna suele estar vinculada con otro tipo de precariedades y problemas, por ejemplo, de salud o empleo.

 

Nadie Sin Hogar…

Este año, Cáritas Huesca ha querido recordar todos los derechos que se han reclamado los últimos años en sus campañas “Nadie Sin Hogar”, por lo que en la concentración también se han podido leer los lemas de campañas anteriores como: “Nadie sin derechos. Nadie sin hogar”, “Todos somos ciudadanos y ciudadanas. Nadie sin hogar”, “Son derechos, no regalos. Nadie sin hogar”, “Nadie sin salud. Nadie sin hogar” y “Por una vivienda digna y adecuada. Nadie sin hogar”.

 

 

Manifiesto

HAZME VISIBLE,  POR DIGNIDAD. NADIE SIN HOGAR

Hoy, siguen siendo miles las personas que se encuentran  en situación de SIN HOGAR, se estima que hay cerca de 40.000 personas en España.

El sufrimiento que supone vivir sin hogar, así como la erosión del sentido vital que produce y la pérdida de derecho que lo acompaña son intolerables y, además, son evitables.

La exclusión aumenta, la fractura social se ensancha. Nos encontramos lejos de disminuir el número de personas en esta situación y los contextos de exclusión y vulnerabilidad han aumentado.

CASI CINCO MILLONES DE PERSONAS SE ENCUENTRAN EN SITUACION DE EXCLUSION SEVERA EN NUESTRO PAÍS

Las dificultades para la vida en un hogar cada vez son mayores. Nos encontramos en un estado de emergencia social  y residencial.
Es imprescindible un serio compromiso político, que apueste por poner a la persona y su dignidad en el centro, que garantice el acceso y ejercicio de los derechos fundamentales. Un modelo posibilitador que afronte las causas y consecuencias estructurales de la pobreza y que fortalezca el sistema de protección social.

VIVIR SIN HOGAR ES MUCHO MAS QUE ESTAR SIN TECHO, es mucho más que un espacio físico. Es dar la dignidad y adecuación suficiente para que todas las personas lleguen a vivir con calidad de vida, cubrir sus necesidades y encontrar satisfacción en el vivir.
Por eso es tan importante que se garanticen las condiciones para la vida en dignidad de la persona, sobre todo de las que mayor exclusión sufren, las personas sin hogar.

Es fundamental visibilizar a las personas en situación de sin hogar. El vínculo y el cambio surgen desde el interés y el acercamiento, y no sin la visibilidad y el reconocimiento de la realidad de las personas sin hogar.  Un gesto que amplíe la mirada cotidiana hacia las personas en situación de sin hogar, que nos saque de la cómoda miopía en que vivimos, una mirada movilizadora  de DIGNIDAD Y DERECHO

 

 

 

Cáritas Diocesana de Huesca - Calle Ricafort 5 - 22002 Huesca - Teléfono 974223179 - Fax 974228173

 

Mapa - Callejero - Aviso legalTrabajamos por la justicia