"Misericordia, Justicia y Caridad": charla inaugural de las X Jornadas de Solidaridad

 

 

15 de noviembre de 2016

 

- Fotografías - Conferencia -

“Misericordia, Justicia y Caridad” tres palabras que consiguieron reunir, la tarde del 15 de noviembre, en el salón de actos del Palacio Villahermosa, gracias a la exposición de Sebastián Mora, secretario general de Cáritas Española, a unas 170 personas.

La directora de Cáritas Diocesana de Huesca, Pilar Polo, presentó al invitado y cedió la palabra al obispo de Huesca, Mons. Julián Ruiz, para que realizara oficialmente la apertura de las X Jornadas de Solidaridad. En su discurso, el prelado oscense subrayó el número de estas décimas jornadas, mencionando que “el diez nos recuerda al decálogo de los mandamientos y el decálogo es también una expresión de solidaridad”. “La solidaridad es otro nombre del amor y es otro nombre de Cáritas”, por ello, afirmó Mons. Julián, “los cristianos hemos de ser siempre solidarios”.

Sebastián Mora describió cada uno de los términos propuestos en el título de la conferencia y su relación e interdependencia, pero analizándolos desde diferentes autores y textos sin olvidar, lo más importante, la realidad. Así, planteó el punto en el que se encuentra la humanidad, centrándose en algunas situaciones en las que vivimos y de las que participamos, muchas veces, por nuestra propia indiferencia o pasividad.

El secretario general de Cáritas Española se sirvió de cuatro elementos durante su exposición para explicar la realidad y para invitar a los presentes a cambiar “este mundo gaseoso, sin firmeza”, en el que vivimos.

En primer lugar habló de un contexto de incertidumbre radical, en el que “no somos capaces de saber lo que nos pasa y lo que nos pasará, porque lo que nos puede pasar es cualquier cosa. La capacidad de pronóstico vital es algo que ha muerto”, aseguró. En segundo lugar, habló de la expresión del Papa Francisco sobre la globalización de la indiferencia. “Estamos en un momento en donde la banalidad del mal se está apoderando de nosotros y hemos perdido el horizonte de lo que es ser persona” y reconoció que “el problema es que los buenos callamos y estamos pactando con situaciones de injusticia”. Otro de los elementos que definen nuestra sociedad es la interdependencia y complejidad de nuestro mundo, en el que lo lejano cada vez está más cercano porque la redes de comunicación son instantáneas. Por último se refirió a la lógica de las exclusiones con gran preocupación por lo que algunos autores, según indicó Sebastián, llaman la ‘sociedad excremental’, que no excluye sino que expulsa, lo que crea personas invisibles dentro de la sociedad. “En este mundo tan complejo es donde necesitamos los relatos de misericordia para que nos haga creer en otro mundo”, apuntó.

De la misericordia, cualidad en la que profundizó sin prescindir de la justicia y de la caridad, elaboró una lista de características destacando que la misericordia es atenta al sufrimiento, es capaz de desvelar la realidad, vincula derribando muros y construyendo puentes, es profética y participadora, es mistagógica y es alianza.

Al explicar desde sus diferentes perspectivas la misericordia insistió en que “sólo una fe herida es una fe creíble”. También aclaró el concepto de caridad, “hemos confundido la caridad con dar cosas y la caridad no es dar, es darse desde el otro”. En este mundo individualista “necesitamos una revolución comunalista” como antídoto, necesitamos generar comunidad y generar pueblo.

Asimismo, habló de la necesidad de “un mundo en donde el perdón sea una categoría política” y concluyó citando a Anne Geller: “Id más allá de la justicia, id al amor que es lo único que desarrolla a la persona, a la sociedad y a la humanidad. Id más allá del amor que os encontraréis desde la fe la esperanza más real y más profunda”.

 

 

 

Cáritas Diocesana de Huesca - Calle Ricafort 5 - 22002 Huesca - Teléfono 974223179 - Fax 974228173

 

Mapa - Callejero - Aviso legalTrabajamos por la justicia